Comunidad asexual, Identidad asexual

Identidades pasadas en la comunidad asexual

“Hola, soy Chrysocolla Town.

He leído varias publicaciones en la comunidad online angloparlante acerca de orientaciones sexuales pasadas, aquellas con las se identificaban antes de descubrir que eran asexuales, y de las coincidencias que existen en muchas de estas historias dentro del espectro asexual. Esas mismas coincidencias las he visto en grupos asexuales hispanohablantes, en Facebook y en el Foro de AVENes.”

Así empezaba una encuesta que tenía pensado hacer, buscando encontrar correlaciones entre historias e identidades pasadas comunes dentro de la comunidad asexual versus nuestras identidades sexuales y románticas actuales.

A continuación se podía elegir entre 5 opciones, basadas en las historias que más he visto repetirse:

  1. Sabía que era diferente, y me identificaba como Nosexual, Nadasexual, Asexual, Ameba, Planta, etc.
  2. Pensaba que era Heterosexual “por defecto”
  3. Todas las personas me “atraían” de la misma forma, así que me identificaba como Bisexual o Pansexual
  4. Me identificaba como Bisexual, Heterosexual, Homosexual, Pansexual, etc., pero pensaba que “no era muy buenx en ello” o que mi afecto era “defectuoso”
  5. Otro:___________

Estos son los relatos usuales de preguntas en The Asexual Agenda, entre algún signo de que podrías ser asexual, en escritos para algún Carnival of Aces, durante estas semanas en el grupo Asexuales Chile o en alguna otra ocasión en Facebook. Si, hay gente que llamaba a sí misma asexual antes de descubrir el concepto de asexualidad y a la comunidad asexual asociada, de puro achunte. Suertudxs.

El problema es que no es tan simple.

Muchxs, sino la mayoría de nosotrxs, pasamos por más de una etiqueta. Puede que primero hayamos pensado que éramos hétero, y que luego por un tiempo nos identifiquemos como pan, y recién entonces encontremos un artículo en un diario hablando de la asexualidad y pensemos “ah, eso era”. Puede que varias de estas razones se mezclen entre sí, si por ejemplo pensabas que eras bi porque “todas las personas me gustan de la misma forma” pero aún así sentías que tu “gustar” era “defectuoso”. Puede que incluso cuando ya sabías del espectro asexual hayas saltado de una identidad a otra, buscando la orientación que mejor te definía y con la qué más cómodx te sentías, de grisexual a asexual y de asexual a litosexual y de heterorromántico a arromántico y panrromántica a lesbiana.

Yo solía pensar que era hétero “por defecto”, porque la heteronormatividad social decía que era lo más probable, y porque he tenido crushes hacia 3 o 4 chicos en el pasado, pero en perspectiva no estoy segura de si lo que sentía era atracción romántica, sensual, estética o si simplemente eran los únicos hombres que me caían bien entre la masa de tipos sexistas y homófobos a mi alrededor. Si lo que sentí, lo que sea que fuera, estaba dirigido exclusivamente hacia hombres, o si lo he sentido por mujeres (o personas no binarias) pero no supe reconocerlo porque, de nuevo, heteronormatividad.

Una vez que empecé a plantearme que quizás era asexual, que fue como 1 o 2 años después de haber leído por primera vez la palabra asexual en este contexto, pasé al menos un año sin identificarme con una orientación sexual (no que alguien se haya enterado, porque nadie me preguntó). Diciéndome que probablemente era gris-asexual, si es que.

Sah, seguro.

Existen muchas identidades transitorias, pero no se suele hablar de ellas fuera de anécdotas ocasionales, porque la comunidad asexual, y las comunidades LGBTQIA en general, suelen contraatacar de forma rápida y fulminante contra cualquiera que considere la asexualidad y las orientaciones sexuales como simples “fases”, propias de la inmadurez o del ciclo vital. El origen, claro está, son esas frases de “no te preocupes, ya se te va a pasar”, “eso lo dices ahora, pero ya verás”, “eres muy joven, ya sentarás cabeza”, “acéptalo, es la menopausia”, “en realidad eres gay/lesbiana, pero es que lo tienes reprimido” y todas esas cosas que nos suelen decir, en especial si pertenecemos a una orientación o identidad poco conocida (hay quienes dicen que la comunidad asexual debería hacer una alianza con lxs bisexuales y pansexuales, porque tenemos mucho en común con la forma en que otros nos tratan, incluyendo otras personas LGT que se supone deberían ser nuestrxs aliadxs).

Pero para muchas personas, la asexualidad si es una fase. La gris-asexualidad y la demisexualidad pueden ser fases. La bisexualidad, la pansexualidad, la homosexualidad, todas pueden ser fases, pero nos hemos visto obligadxs a borrar estas narrativas para defendernos de los ataques constantes a nuestras identidades. Y el peligro está en creer que es verdad.

Esta narrativa única nos fuerza a seguir identificándonos con etiquetas que ya no nos son útiles, por miedo a ser consideradx unx traidorx a la causa. Nos fuerza a ocultar las historias de personas que han pasado por múltiples identidades, por miedo a que sean usadas como ejemplo para decir “ven, les dijimos que es sólo una fase”.

Nos fuerza a mentir para resistir.

Y ¿qué clase de comunidad abierta e inclusiva para todxs estaríamos creando, entonces?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s